Layout Image

A más de un año del huracán Sandy, muchos en NY esperan ayuda

Residentes reclaman reconstrucción en las áreas afectadas por el huracán

By Jose Acosta & Juan Matossian
February 25, 2014

NUEVA YORK — Casi un año y medio después de Sandy, la vivienda del puertorriqueño Edwin Cosme en Coney Island, situada a solo una cuadra del mar, continúa prácticamente en el mismo lamentable estado en el que la dejó el paso del huracán: paredes desconchadas, suelos desnivelados y acumulaciones de moho se extienden por doquier.

“No he hecho casi reparaciones porque sé que las que haga por mi cuenta luego no me las van a pagar”, dijo Cosme, de 53 años de edad. “Lo peor es que mi hija de 12 años sufre de asma, y con el moho lo pasa muy mal”.

Como otros 20,000 neoyorquinos, Cosme se apuntó a Build it Back, el principal programa de ayudas y reparaciones de la Ciudad para los damnificados por Sandy. Y, al igual casi todos ellos, sigue a día de hoy esperando esa ayuda que no llega.

“Me apunté al programa en mayo del año pasado, y hasta diciembre no me evaluaron los daños. Luego me dijeron que en semanas empezarían las reparaciones, y ya han pasado dos meses desde entonces”, señaló Cosme. “Esto es descorazonador. Muchos de mis vecinos ya han perdido la esperanza de que les vayan a ayudar”.

El proceso de reconstrucción de las viviendas afectadas por la tormenta Sandy va tan retrasado que solo 110 de los 19,920 registrados en el programa Build It Back para la reparación de viviendas unifamiliares han sido seleccionados, el 0.55%. Pero absolutamente ninguno de ellos ha visto todavía el comienzo de la reconstrucción, según un reporte de la coalición de supervivientes de Sandy Alliance for a Just Rebuilding.

Además, sólo tres de los 1,051 registrados en el programa de reconstrucción de edificios multifamiliares (0.29%), han visto comenzados los trabajos de reconstrucción.

La llegada de más de $3 mil millones en fondos federales del Community Development Block Grants for Disaster Recovery (CDBG-DR), y otras ayudas públicas y privadas, no ha servido para que muchos neoyorquinos de bajos ingresos tengan acceso a los recursos y servicios que necesitan para reconstruir tras el paso de Sandy, que en octubre de 2012 barrió las costas de la ciudad de Nueva York, causando daños estimados en $19 mil millones en los cinco condados.

Supervivientes de la tormenta en Far Rockaway, Queens, junto con varias organizaciones y oficiales electos, le ofrecieron ayer una serie de recomendaciones al alcalde Bill de Blasio que pueden ser implementadas sin necesidad de aprobación de Albany, “y pueden ayudar a asegurarse de que los esfuerzos de reconstrucción y recuperación tras el paso de Sandy reduzcan la desigualdad en la ciudad”.

El concejal de El Bronx Ritchie Torres dijo que básicamente lo que le están pidiendo al alcalde es “recomenzar el programa, con un gran sentido de urgencia”.

“No sólo queremos que las construcciones sean fuertes y seguras, sino también que las familias tengan acceso a vivienda asequible y a empleos con sueldos suficientes altos para sostener a un familia”, dijo Torres.

Las recomendaciones se enfocan en cuatro áreas clave, que incluyen reabrir y reformar el programa Build it Back – que se cerró al cumplirse el aniversario del huracán – de modo que sirva a más residentes, y asegurarse de que los proyectos de reconstrucción creen empleos dignos.

El concejal Mark Treyger, que preside la recién creada comisión de recuperación de desastres, indicó que, si se reabre, el programa debe informar mejor a las comunidades afectadas, ya que en su distrito —Coney Island— apenas se apuntaron 900 de los miles de damnificados.

“La gente tiene que saber que el dinero que pagan por sus impuestos está disponible para reconstruir”, declaró Treyger.

[…]

“Bill de Blasio dijo que todo lo relativo a Sandy lo íbamos a hacer de inmediato, pues lo que le pedimos es que lo hagamos de inmediato”, dijo el concejal de Brooklyn Carlos Menchaca.

“Es evidente que el ritmo de las reparaciones está siendo un gran problema”, reconoció el alcalde De Blasio en una rueda de prensa que ofreció ayer en Staten Island para salir al paso de los hallazgos del informe. “Me involucraré personalmente en solucionarlo. Nuestro trabajo es diseñar el mejor plan para ayudar al mayor número de gente posible”.

To read the full article, visit El Diario.